Si algo funciona ¿hay que tocarlo?

Si algo funciona ¿hay que tocarlo?


 
Por todos es conocidos las expresiones del estilo “si no está roto, no lo arregles” o “si funciona, no lo toques”. Generalmente es muy buena idea hacerle caso a esas expresiones, parece una buena lógica a seguir en muchas cuestiones de la vida. Sin embargo es una terrible idea si se aplica al marketing online. De hecho, el buen marketing requiere justamente el pensamiento opuesto, en lugar de descansar al ver que algo está funcionando bien, se deben buscar formas de mejorar lo que ya funciona y hacerlo funcionar aún mejor que antes.

El desafío reside principalmente en saber qué cambios realizar y cuándo hacerlos. La cuestión de lograr una exitosa campaña de marketing es que a pesar de ello, siempre habrá áreas que no están siendo lo suficientemente explotadas, es decir que no funcionan lo mejor que podrían estar haciéndolo. En ese punto hay que intervenir no tanto para “arreglar” lo que ya está funcionando bien, sino para encontrar lo que no lo está haciendo del todo bien y cambiarlo.

Lo que no debe hacerse por ninguna razón es comenzar a aplicar cambios aleatorios en un sitio web. Cada cambio debe tener un propósito y razón. Agregar contenido es bueno, pero si no se realiza estratégicamente lo que se obtiene es tan solo contenido poco efectivo y nada atractivo. Agregar palabras claves al contenido existente puede ser una buena idea para lograr mayor alcance, pero si no se realiza estratégicamente puede provocar pérdidas antes que ganancias.
En el SEO habrá siempre cosas para hacer que mejorarán el rendimiento de un sitio web. Reparar enlaces rotos, solucionar problemas de estructura, escribir contenido de calidad, investigar las palabras claves y modificarlas de ser necesario. Un buen estratega de marketing seguramente pueda hallar lo que está funcionando y lo que no, dando una mejor idea de lo que hay que hacer, marcando el camino a seguir.

La clave de realizar cambios en un sitio web es medir los resultados. Habrá que saber interpretar esos resultados, pues quizás los cambios positivos que se realicen en un área puedan estar generando pérdidas en otra. Y eso definitivamente no es una buena estrategia.
Hay que seguir el ROI. Poner en práctica cambios que provean resultados, a menudo las personas no están dispuestas a arriesgarse a realizar cambios porque no les gusta, no están dispuestas a probar y ver sus efectos. Hay que perder el miedo a los cambios si eso significa mejores resultados, en el marketing online no hay que esperar a que algo se rompa para arreglarlo.

Amazon por ejemplo, realiza en promedio, cambios cada dos semanas. Y cada uno está orientado a mejorar las conversiones, que de hecho, ya habían sido mejoradas en algún momento anterior. Hay que aprender de esos ejemplos.
Se puede ir mejorando siempre y con cada paso acertado un sitio web se acercará cada vez más a lo inmejorable. Es un camino largo que habrá que recorrer y en el que posiblemente se cometan errores, pero de ellos hay que aprender y saber interpretar los resultados que se obtengan con cada cambio realizado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*